Cuidado del producto

El cuero es un producto natural y, como tal, requiere un mantenimiento periódico y debe almacenarse de la forma adecuada. Limpiar su bolso regularmente y almacenarlo de la manera adecuada prolongará su vida útil y hará que se vea bien.

En general, no deje sus productos de cuero a la luz del sol durante períodos de tiempo prolongados. Además, debe mantener los productos alejados de fuentes directas de calor, como radiadores, chimeneas o vehículos sobrecalentados por la luz solar. Evite ambientes húmedos o con condensación. No moje el cuero ni utilice detergentes.

Dada la cantidad de diferentes productos para la protección del cuero existentes en el mercado, no podemos recomendar una marca en particular. Sin embargo, al aplicar acondicionadores o protectores para cuero al cuero, recomendamos probar primero en una parte oculta del producto para asegurarse de que el cuero no se estropee o decolore, luego espere 24 horas para ver el resultado. Además, no debe aplicar ninguna crema o acondicionador directamente sobre el cuero. Ponga un poco del producto en un paño limpio y luego frote sobre el cuero.

  No recomendamos ceras, abrillantadores ni jabones para sillines, que pueden hacer que el cuero se vuelva pegajoso y atraiga la suciedad.

  Cueros con textura granulosa

  Los cueros con textura granulosa se pueden limpiar con un paño suave, de color claro y preferiblemente sin pelusa. Humedezca el paño solamente con agua limpia y fría. Los jabones pueden dejar un residuo que eventualmente estropeará el cuero. Asegúrese de que el paño esté bien escurrido y se sienta ligeramente húmedo, y limpie la superficie del cuero.

  Luego, asegúrese de que las superficies estén secas, ya sea con un paño seco limpio o secando al aire. Nunca intente secar sus productos de cuero en un radiador, secador de pelo o cualquier otra fuente de calor.

  De forma ocasional, puede usar un acondicionador de cuero para ayudar a humectar el cuero y mantenerlo hidratado. Asegúrese de que el cuero esté limpio y seco antes de acondicionarlo y deje que se seque antes de volver a utilizarlo.

 Cueros de gamuza

Los cueros de gamuza deben limpiarse periódicamente con un cepillo para gamuza, que puede ayudar a suavizar y dejar marcas en la superficie. Recomendamos tratar previamente las superficies de gamuza con un protector para este tipo de material. También evite cualquier contacto con líquidos ya que podrían manchar la gamuza.

 Materiales de revestimiento

  Los materiales de revestimiento también deben limpiarse con un paño sin pelusa ligeramente húmedo. Tenga cuidado al limpiar el forro que esté cerca de los cueros de ante, ya que el ante no debe mojarse.

 Almacenamiento

  Cuando no lo esté utilizando, recomendamos guardar su producto Verlein en la bolsa para el polvo en la que vino. Guárdelo en un ambiente fresco, seco y bien ventilado, lejos de la luz solar directa y de cualquier fuente de calor.

Si va a almacenar su producto durante largos períodos de tiempo (meses y años), es posible que desee agregar algunas bolsitas de gel de sílice a la bolsa para el polvo para asegurarse de que la humedad se mantenga alejada del cuero.

  Con artículos más grandes, como los bolsos, rellene el producto con papel de seda para ayudar a mantener la forma.

  No guarde su producto en una bolsa de plástico ya que atraerá la humedad. Los productos de cuero necesitan respiración.